21 de junio de 2010

Vertidos de petróleo


Hace unos meses, se produjo en el golfo de México una de las mayores catástrofes petroleras que han ocurrido en los últimos años.
El suceso, catalogado como accidente y atribuido a la falta de responsabilidad de la compañía BP, tuvo lugar el pasado 22 de abril y desde entonces las compañías causantes del vertido y el gobierno de EEUU, ayudado por los gobiernos de otros países como el de España, están intentando poner solución al problema. Según BP, se estima un total de unos 5.000 barriles al día, pero otras fuentes, aproximan la emisión de petróleo hasta los 25.000 o 95.000 barriles diarios (más información). Desgraciadamente, este no es el único accidente de esta magnitud que tiene lugar. El petróleo es una de las fuentes de energía más utilizadas y su complicada extracción y posterior transpor
te provocan que alrededor del 0,1 al 0,2% de la producción mundial acabe en el mar,es decir, unas 3 millones de toneladas al año. Esto puede suceder por varias razones que van desde causas naturales a accidentes de buques, siendo la más abundante, con un 64%, la flitración desde la tierra. ( más información). El vertido procendente de buques se corresponde con un 5% y no es la primera vez que el golfo de méxico se ve afectado, pues también lo estuvo en 1979 tras el accidente de la Plataforma Ixtoc I, en el que se vertieron al mar 476.000 toneladas de fuel. Los problemas de estos vertidos son las terribles consecuencias que producen. Parte del petróleo, entre uno y dos tercios, se evapora y asciende a la atmósfera, contaminándola, y el resto queda en el agua, dañando la vida marina.

En el año 2002, en España, tuvo lugar un accidente parecido al actual. En las costas gallegas se hundió el buque petrolero Prestige y, debido a las malas condiciones en las que se hallaba el casco que protegía la sustancia, se emitieron al mar unas 77.000 toneladas de petróleo. Las consecuencias de dicho vertido, que llegó a alcanzar las costas francesas, se han sufrido hasta hace un par de años. El petróleo, cuyas principales consecuencias son la desaparición de especies en peligro de extinción, el daño a la flora y fauna y la disminución de la calidad del suelo, dejaron su huella en Galicia, llegando hasta la casi extinción de las aves cormoranes (más información). También se vieron afectados desde un punto de vista medioambiental, los enmarcables territorios de Red Natura y a todas las islas y parques naturales próximos a las Rías Baixas, provocando la contaminación y muerte de las especies marinas que allí viven, así como, el daño de las especies que se alimentan de los animales afectados o de los suelos cercanos a la c
osta (más información)
Desde un punto de vista económico, el derrame de fuel produce la prohibición de la pesca que, a su vez, perjudica al comercio y provoca la pérdida de competitividad y prestigio de los caladeros gallegos (más información)

Como todo, esto también tuvo sus consecuencias positivas: mayor control sanitario, campañas financiadas por el gobierno, aprovechamiento del petróleo derramado en la industria y, lo más importante, la ayuda internacional que recibió España desde Europa y EEUU.
Actualmente, estamos viviendo momentos similares, puesto que el vertido, que se produ
jo en el golfo de México, ya ha llegado a afectar a los estados de Alabama, Luisina, Missisipi y Florida (más información).


Asimismo, las consecuencias económicas y medioambientales que se derivan de ello también son similares a las que se dieron y se han dado siempre en estos casos, como ya he mencionado antes, las más importantes son el daño a la calidad de los suelos, a la flora y a la fauna que, en el caso de que los organismos no sean capaces de eliminar el petróleo a través de su cadena ali
menticia, pueden presentar un riesgo para la salud humana (más información) y se prevee que entre 400 y 600 especies de animales de hallen amenazadas ( más información).
Lamentablemente, una vez que ha ocurrido el accidente, ya no se puede hacer nada para evitarlo, sólo podemos intentar reducir el impacto que pueda tener sobre la economía y el planeta.
Las principales medidas que se llevan a cabo son:

  • Contención y recogida: Se rodea el petróleo vertido con barreras y se recupera con raseras o espumaderas que son sistemas que succionan y separan el petróleo del agua por: centrifugación, bombeo por aspiración, adherencia a tambor o discos giratorios o fibras absorventes.
  • Dispersantes: Son sustancias químicas similares a los detergentes, que rompen el petróleo en pequeñas gotitas (emulsión) con lo que se diluyen los efectos dañinos del vertido y se facilita la actuación de las bacterias que digieren los hidrocarburos.
  • Incineración: Quemar el petróleo derramado suele ser una forma eficaz de hacerlo desaparecer. En circunstancias óptimas se puede eliminar el 95% del vertido. El principal problema de este método es que produce grandes cantidades de humo negro que, aunque no contiene gases más tóxicos que los normales que se forman al quemar el petróleo en la industria o los automóviles, es muy espeso por su alto contenido de partículas.
  • Biodegradación: Proceso natural que se puede acelerar aportando nutrientes y oxígeno que facilitan la multiplicación de las bacterias que se alimentan de los hidorcarburos y los transforman en otras sustancias químicas no contaminantes.
  • Limpieza de las costas: En oca siones se usan chorros de agua caliente a presión para arrastrar el petróleo desde la línea de costa al agua. Este método suele hacer más mal que bien porque entierra el hidrocarburo más profundamente en la arena y mata todo ser vivo de la playa.
  • No hacer nada: A pesar de lo raro que esto pueda sonar, hay ocasiones, como en el caso de vertidos en medio del océano, o en aquellos en que la limpieza es difícil y poco eficaz, lo mejor es dejar que la acción de las olas, la fotooxidación y otras acciones naturales, acaben solucionan do el problema ( más información).

A pesar de que la compañía BP ha asumido su culpa en el vertido de crudo y ha afirmado que va a tomar medida s al respect o, el presidente de EEUU, Barack Obama, que hace totalmente responsable a la compañía petrolífera del desastre, cree que es necesario que ésta compense económicamente a los afectados debido a su falta de control del estado del buque y que es necesaria la intervención estatal para fre nar la expasión del fuel (más información). Como intervención del gobierno, Obama cree que se hace inevitable el adelanto de la reforma energética para evitar que aumenten las consecuencias del vertido o reducirlas lo máximo posible. Algunas de estas medidas, que hasta este momento no habían dado su fru to, como la disminución de la corrupción en el organismo que regula las perforaciones petroleras, se han visto beneficiadas tras este accidente, pues se ha conseguido destituir al anteior líder por uno que se preocupa por el control de la actividad en lugar de darle importancia a sus intereses y a los de sus socios, frente a la ineficaz reforma que se había intentado llevar a cabo en un principio. En cuanto a la reforma energética, que también se ha visto potenciada por el vertido de fuel, Obama propone que es necesaria la utilización de energías limpias o renovables y atribuye los accidentes petroleros al desgaste de esta energía, cada vez más cara, lo cual provoca que las medidas que se tomen respecto a su control sean menores (más información). Esto puede que nos lleve a preguntarnos hasta qué punto se debe perjudicar el medio ambiente para que se tomen medidas al respecto, puesto que, hasta que no ha ocurrido una catástrofe no se ha llevado a cabo la reforma energética, que se continuaba postponiendo.
Al igual que con la crisis financiera, se produjo una mejora sanitaria y financiera, Obama ha aprovechado esta nueva crisis para transfomar la catástrofe en oportunidad, dejando clara su apuesta por las energías limpias. Una iniciativa, que seguro, al haber tenido lugar en una potencia como es EEUU, se exportará al resto del mundo, beneficiandonos, en teoría, a todos
(más información).
Ejemplos de estas medidas son: las energías hidráulica, eólica o solar o las que se tomaron en España con el desastre del Prestige, que más tarde utilizó Europa, como que los barcos debían tener un doble casco para proteger el petróleo.

Para finalizar, me gustaría destacar que como todo, aunque pueda parecer imposible en situaciones como esta, a pesar de las numerosas consecuencias negativas que produce, también tiene aspectos positivos, puesto que une a las personas y a los países, ya que se hace casi imprescindible la ayuda y cooperación internacionales, y que, como en este caso, sirve para evitar corrupción e injusticias y adelantar una necesaria reforma energética e impulso de las energías limpias y renovables que se trasladará a otros países y que, según el presidente de los Estados Unidos, no se había llevado a cabo hasta ahora por una falta de valor político.

Vídeos relacionados









Vídeo

Vídeo RTVE


Realizado por: Nerea Merino

2 comentarios:

Alba Gonzalez dijo...

Desde el punto de vista estético has hecho un excelente trabajo muy bien organizada la información acorde con las las imágenes videos y links. Desde el punto de vista de los contenidos quizás el artículo sea demasiado largo por lo que pueda resultar un poco pesado, sin embargo buen trabajo equiparando texto con imágenes. El artículo es muy interesante puesto que trata un tema muy actual y que está a la orden del día. Muy buen trabajo!

VÍCTOR dijo...

Desde el punto de vista formal y de organización de los contenidos está nuy trabajado.
Asimismo la selección y vinculación de las fuentes es muy acertada.
Es muy neutro en las conclusiones pero se intuye tu opinión. Muy sutil como eres tu.
Buen trabajo que merece el ansiado 10.