20 de diciembre de 2011

Ciber-abuelos

Hoy en día, los jóvenes son aquellos que dominan el uso y funcionamiento de internet, pero, ¿qué pasa con los mayores.? Aunque es cierto que hay algunas personas de avanzada edad que se han interesado por las nuevas tecnologías, la mayoría todavía siente fobia hacia lo que sería todo aquello que no entra dentro de su generación. La gente joven, al haber nacido en una sociedad donde las nuevas tecnologías ya estaban, por así decirlo, bastante “rodadas”, no ha tenido prácticamente ningún problema en adaptarse a ellas al haberlas aprendido desde muy pequeña. Sin embargo, a la gente mayor le cuesta algo más comprender esta idea completamente nueva y en cierta medida complicada, al no haber tenido ningún contacto con ella con anterioridad.
Podemos pensar que a estas personas también les cuesta introducirse en las nuevas tecnologías debido a que prefieren utilizar las antiguas, con las que se sienten más seguros. Esto puede implicar que en un mundo donde las relaciones interpersonales se han estrechado tanto (virtualmente) gracias a internet, los mayores se sientan apartados y en cierto modo discriminados ya que no se relacionan con otra gente como lo hacen los que están más acostumbrados a ello. Que las generaciones mayores se sientan relegadas a un plano inferior no es bueno para la sociedad, ya que ellos son los que más experiencia tienen sobre el mundo en el que vivimos todos. Por ello la relación existente entre jóvenes y mayores debe estrecharse, para que así el conocimiento de unos pase a los otros.
Pero esta no es la única ventaja que tiene que los mayores utilicen internet. A su vez tiene otros beneficios, tanto para ellos como para los demás, que compartimos la vida con ellos:

  • Produce una mejora en su capacidad psíquica y estimulación sensorial, de tal manera que su cerebro siga realizando un trabajo y no se degenere tan rápidamente.
  • Favorece la interacción social, dándoles la oportunidad de conocer nuevas personas y que nuevas personas les conozcan a ellos.
  • Enriquece las relaciones intergeneracionales entre jóvenes y mayores.
  • Les mantiene al día en lo que se refiere a novedades que ocurren en el mundo.
  • Les permite distraerse y que de esa manera no se sienten demasiado solos.
  • Facilita la comunicación rápida, de forma que puedan estar conectados con cualquier persona con la que necesiten hablar.
Si bien el uso de Internet presenta un gran número de ventajas para los integrantes de la tercera edad, también supone una serie de dificultades. Para empezar, los mayores tienden a creer que a su edad aprender cosas nuevas es algo inútil. Que se convenzan de que este aprendizaje es posible, puede llegar a ser muy difícil si además tenemos en cuenta lo caros que son los ordenadores y las facturas telefónicas. Por otra parte, el enfrentamiento a algo novedoso suele crear entre los mayores un sentimiento de falta de control y de ansiedad, que les hace darse por vencidos muy rápidamente.

Desde nuestro punto de vista, la sociedad debe tomar medidas para frenar estas dificultades, y dejar que aquellos valientes que se decidan a descubrir el alucinante mundo de las nuevas tecnologías, lo puedan hacer gozando de todas sus ventajas. Para ello, es importante acabar con todos los prejuicios que los mayores se han formado acerca de la informática, empezando por animarles a abandonar la idea de que aprender a utilizar un ordenador les supondrá un esfuerzo tan grande que no les compensará en absoluto.
¿Y quién se encarga de esto? Existen centros que ofrecen cursos informáticos (incluso gratuitos) organizados por gente que se dedica a explicar, paso a paso, cómo y para qué navegar por Internet o utilizar las múltiples aplicaciones de un ordenador.
Si quieres informarte sobre cómo funciona este tipo de iniciativas, te recomendamos ver el siguiente vídeo:

También puedes visitar los Centros para Personas Mayores Dependientes de la Comunidad de Madrid donde se llevan a cabo estos cursos.


Fuentes de información utilizadas


Artículo realizado por: Guillermo Domínguez y Clara de Heredia

1 comentario:

Victor Acosta dijo...

Os recomiendo que las referencias a las fuentes las incluyais a lo largo del texto en próximos artículos de manera que cuando haya citas textuales se cite la procedencia.
La información está bien organizada aunque me resulta un tanto abrupto el final. El lenguaje utilizado así como la ortografía son correctos lo cual se agradece.