20 de enero de 2011

Jóvenes e Internet


Desde que en 1983 se produjo la invención de Internet hemos ido desarrollando esta herramienta que hoy es imprescindible en nuestra vida diaria. Es una de estas herramientas creadas por el hombre. Red capaz de conectar a millones de personas para compartir información de todo tipo.


Esto ha producido una mejora en la calidad de vida. Estamos comunicados con el resto del planeta, de alguna manera, de una forma extremadamente veloz y eficaz. Podemos comunicarnos con alguien que se encuentre en el otro extremo del mundo con tal de que tenga la posibilidad de conectarse a Internet. No sólo eso, sino que también podemos acceder a cualquier página alojada en la web, porque aquí todo es libre, todo es de todos. ¿Hasta qué punto es esto bueno? Ha mejorado nuestra calidad de vida, pero, ¿y nuestra vida privada?

A lo largo de la historia de la humanidad el hombre ha usado esa tecnología. Lo ha hecho bien, pero también, en no raras ocasiones, mal. Y hoy, sigue siendo así.

Esta herramienta no ha causado únicamente un bien sobre nosotros, sino que también hay una parte de mal.

El motivo principal de este artículo es las relaciones jóvenes e Internet, la seguridad que es empleada cuando navegamos por el mismo y también el modo de utilizarlo considerando los problemas que puede acarrear su “mal uso”. Llevando consigo la manera en la cual a veces los jóvenes pierden hasta la capacidad de tener conversaciones “reales”, pierden a veces hasta la capacidad de pensar por si mismos y tener una opinión crítica y también cómo otros jóvenes aprovechan esta herramienta de una manera que la podríamos llamar “correcta”.

Lo malo puede ser real o virtual

La sociedad cambia a lo largo del tiempo sin duda alguna, aunque no siempre lo haga hacia bien. Los jóvenes son la locomotora, son los experimentadores de un nuevo invento.

Se ha encontrado una nueva manera de telecomunicación que les ha sido de gran utilidad, nuevas maneras de buscar información de manera eficaz y rápida, diferentes formas de ocio innovadoras, etc. Es un progreso de la tecnología.

Hoy en día, los jóvenes no se imaginan una vida sin Internet. En la cual haya que utilizar métodos analógicos para todo aquello que ellos utilizan el mundo digital. Desde buscar información hasta la comunicación vía redes sociales tales como Facebook, Tuenti, Hi5,…

Como todos podemos deducir los jóvenes y los adultos emplean Internet de una manera diferente y con fines distintos, aunque deberíamos destacar que cada vez esta diferencia es menor. El Instituto de Tecnologías Educativas del Ministerio de España ha realizado un estudio en el cual se corrobora esta idea expuesta.

Inicialmente, Internet, que fue concebido por la sociedad como una herramienta destinada para compartir y albergar información, hoy en día se ha convertido en una forma de telecomunicación, que, aún siendo desde algún punto de vista realmente bueno, hemos excedido este uso hasta el extremo de convertirse en algo “peligroso”. No únicamente es el excesivo empleo de horas en esta herramienta con fines de simple ocio, sino que tampoco se tienen la seguridad apropiada. Este es el verdadero problema de los jóvenes.

Ningún extremo es bueno

Definitivamente, esta es la frase del tema a tratar. El uso de la web nos permite cosas extraordinarias, cosas que gente más mayor que nosotros no ha podido disfrutar y debería ser aprovechada al máximo con todos sus bienes posibles. ¿Pero hasta que punto es correcto el uso que le damos, en especial, los jóvenes?

Para ello me situaré en las dos caras de la moneda.

Uno de ellos es Internet visto como un problema en cual se considera que este avance en la tecnología lo que ha causado ha sido simples desventajas y lo que acarreara consigo serán diversos problemas que serán irreversibles, como te exponen en este vídeo un tanto finalista.

No únicamente para los jóvenes, aunque sobre todo para ellos, los cuales están en su etapa de formación y educación y lo que se está produciendo sobre ellos, en muchos casos, es una disminución de la capacidad de concentración, reflexión y concentración. Creando un flujo de opiniones que, al final, se convierten en una opinión de masas sin argumento alguno, en las cuales realmente lo único que conseguimos es la pérdida del pensamiento propio considerando todo lo de Internet válido, sin cuestionarnos nada al respecto de lo dicho y expuesto.

Los jóvenes plantean como normalidad hablar con personas que ni tan si quiera han visto, ni conocen, ni saben su identidad. A quienes les cuentan sus problemas y sus vidas con ningún cuidado de que todo ello puede ser utilizado en su contra.

El grave problema que tiene Internet es el mal uso con respecto a la privacidad y seguridad. Los jóvenes carecen de todo tipo de educación en la red, por lo que no saben tomar las medidas necesarias de seguridad sin comprender el alto peligro que hay una vez que las cosas permanecen en Internet. Ya que éste se caracteriza por ser una libre vía, es decir, todos pueden llegar a todo. Muchos jóvenes cuelgan fotos en Internet, información privada, que es su posteridad podrá ser utilizado en su contra o que, sencillamente, alguien podrá tener tus datos personales a su servicio, fotos, etc.

Hemos llegado al punto en el cual ciertas jóvenes, en este caso, han sido violadas por pasar a conocer de manera real una persona con la que se mantenía único contacto virtual sin saber su identidad. No sólo ha habido casos de violación, sino también de acosos, conocido como el groom

ing, chantajes, etc. Atenerse a lo peor. Quizá esta sea la clave de esto.

Quizá todas estas desventajas las podamos relacionar directamente con las famosas redes sociales que son las que proporcionan este, muchas veces peligroso, “contacto virtual” y provocan la pérdida del diálogo real.

Estoy hablando de la progresiva y masiva sustitución de una conversación real, por otra que no deja de ser artificial e indirecta. La pérdida de todas aquellas pequeñas cosas (y son muchas) que tiene una conversación real como el simple lenguaje corporal y todo lo que se expresa a través de él, ya que hay veces que sobran las palabras. Esto por Internet no ocurre. No puede ocurrir. Para todo aquel que quiera saber más debe leerse un artículo realmente interesante de El País Semanal del año pasado en el cual se exponen estas ideas de lo perjudicial que ha sido la web 2.0 para la comunicación.

También son las redes sociales las que nos hacen más accesible a la información personal de otra persona. Nos vemos expuestos irremediablemente a ciertos riesgos. Uno de ellos es esta posible incursión en nuestros datos.

Hasta tal punto que hoy en día muchas empresas antes de contratar a alguien visitan su perfil para conocerle en su vida privada. Por ello, si los jóvenes siguen careciendo de algún tipo de cuidado podrán sufrir grandes desventajas de cara al futuro que no ven en el momento.

Este último punto de la violación de la privacidad nos lleva también a la posibilidad de ser atac

ados por virus informáticos, Worms, troyanos, etc. Tampoco pueden hacer mucho los jóvenes salvo tomar precauciones (Anti-virus, Spy-wares,…) y no visitar páginas con gran probabilidad de albergar estos saboteadores.

Ya no es sólo el aspecto de la seguridad y privacidad y la pérdida de contacto real, sino que también hemos llegado a un momento que ciertos médicos han considerado el uso excesivo de Internet como una adicción poniéndola al mismo nivel que lo que entendemos hoy en día por drogas. Se han escrito ciertos artículos sobre este tema que hoy en día provoca una gran preocupación en muchos de los adultos cuando observan a sus hijos invertir gran parte de su tiempo delante de una pantalla.

¿Es porque ellos no han vivido una infancia con Internet o es que realmente las horas que pasa un joven al día delante de un ordenador son excesivas?

En la otra cara de la moneda tenemos la visión de Internet como un bien, como una ventaja. Los jóvenes han tenido la ventaja de nacer con esta herramienta que cuando se hace un buen uso de ella recibimos por su parte unos beneficios grandísimos. Por el hecho de nacer con la misma, ha producido un acostumbramiento al mismo, conociendo sus grandes ventajas y todo lo que nos proporciona. ¿Por ello significa que los jóvenes sean peores por emplear más tiempo delante de una pantalla? No. Son nuevos recursos. Nuevas maneras de acostumbrarse a la vida contemporánea en la que vivimos. Sin olvidar las antiguas, por supuesto.

Entre sus grandes ventajas, tenemos quizá una de las más importantes que es que en la realidad Internet es una gran Enciclopedia. Con todo tipo de información. Es una Enciclopedia rápida, eficaz. Nos presenta diferentes y millones de documentos, de periódicos, artículos, etc. sobre un mismo tema para que los jóvenes puedan comparar y contrastar la información presentada. Aunque no siempre éstos realicen esta comparación y simplemente recojan la información de la primera página encontrada, que probablemente no sea ni siempre correcto ni completa.

Otra ventaja muy característica de Internet, sobre todo para los tan nombrados jóvenes, es la capacidad de comunicarnos con gente de todas partes del mundo, lejanas y de diferentes culturas, a través de chats, redes sociales, e-mail,…

Ofrece una infinidad de canales y oportunidades, y otro punto a favor es el costo del mismo es extremadamente barato en comparación con una llamada, por ejemplo, o la rapidez a la que nos comunicamos sin necesidad de esperar ni tan si quiera un minuto. Todo esto a los jóvenes les resulta muy reconfortante y práctico. Todo aquello que anteriormente no se podía hacer, hoy en día en cuestión de segundos podemos estar hablando con una persona de cualquiera parte del mundo. Como por ejemplo, esto es lo que proporcionan las redes sociales tan populares entre la juventud.

Internet también ha posibilitado la idea desde trabajar en casa hasta jugar y comunicarse. Desde el punto de vista del ocio permite jugar de manera on-line e inmediata con otras personas que también se encuentran conectadas. También facilita otras aplicaciones como Wikis o blogs que pueden servir para crear un área de trabajo para una clase o para crear un sitio para establecer contacto entre los de un grupo de música u otros ejemplos posibles. Todo esto entre la juventud ha tenido mucho éxito, cuando se hace un buen uso de esta herramienta podemos obtener resultados muy gratos y nuevas maneras de aprendizaje y divertimiento.

Según un reportaje, a pesar de que muchos opinen que los jóvenes pierden la capacidad de concentración y reflexión, con la web están mejorando sus capacidades lectoras.

Como conclusión personalmente pienso que los jóvenes emplean más tiempo delante de la pantalla por un simple motivo, han aprendido a aprovechar una nueva herramienta ofrecida y simplemente es una evolución de la sociedad hacia lo que poseemos en el presente, sin desperdiciar todos los avances realizados. Siempre con cuidado, teniendo la seguridad apropiada y sabiendo invertir bien el tiempo, Internet es, por no decir la mejor, de las mejoras herramientas y avances hechos hasta hoy en día. Nos proporciona muchísimos bienes que antes no se podía obtener. Simplemente, el hecho de tener tantísima información recopilada, con la capacidad de contrastarla y ampliar tus conocimientos, sobre todo los de los jóvenes, que como una más que soy, digo que todavía nos queda mucho por aprender. La capacidad de comunicarnos a través de, por ejemplo, las redes sociales con personas de todo el mundo es magnífico siempre y cuando tengamos cuidado con nuestra valiosa y peligrosa privacidad, que puede llegar a serlo y mucho, para evitar futuros problemas.

La solución a todos estos problemas quizá sea que la juventud no ha recibido por parte de nadie una educación en la red, que también es muy importante teniendo en cuenta lo que significa en nuestras vidas. Una educación en el sentido de saber ser críticos con nuestros actos y responsables. Y quizá la finalidad de este artículo no es tan solo exponer los pros y los contras del uso que los jóvenes le damos a Internet, sino plantearnos también si lo utilizamos correctamente en todos los sentidos. Tanto si eres parte de la juventud como si ya eres un adulto hecho y derecho, quizá todos nosotros deberíamos reflexionar sobre esta importante cuestión coetánea.

Todo nuevo progreso en la tecnología debe ser aprovechado por la sociedad y en nuestras manos está cómo queremos utilizar esta herramienta y emplearla.

4 comentarios:

VÍCTOR dijo...

Estoy fascinado por la extensión del artículo. Es difícil escribir tanto sin repetir los argumentos.
Como es lógico, el artículo tiene momentos altos y otros no tanto.
Considero el tema interesante y muy claramente expuesto pero también creo que hay mucha opinión personal y si no lo es no indicas la fuente en la que te basas (estudios, informes de entidades solventes etc)
Una última crítica, es conveniente releer lo escrito, a poder ser unas horas más tarde de haberlo hecho. Desde esa nueva perspectiva uno encuentra fallos o expresiones que no quedan muy claras.
En cualquier caso es un interesantísimo análisis.

Alejandra Álvarez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandra Álvarez dijo...

¡Muy buen artículo!
Creo que este es un tema tan amplio que has querido mencionar todo lo relacionado con él, y quizás, hubiera quedado mejor si lo hubieras resumido un poco mas, pero a pesar de esto me ha encantado. Además, has puesto varios links a páginas, un video, un reportaje, y has mencionado algún caso real. Decirte, que me ha gustado la viñeta de los dos casos extremos de jovenes en internet.

Paloma García del Valle dijo...

Muy buen trabajo!
Al igual que Alejandra pienso que si hubiera sido un poco más breve mejor, aunque no he perdido el interes en ningún momento puesto que como dice Victor no repites las cosas varias veces.
Enhorabuena