3 de febrero de 2011

MÓVILES, ¿MALOS PARA LA SALUD?

Los móviles son, actualmente, un tema que conmueve a la mayoría de la sociedad. Uno de los aparatos más utilizados e imprescindibles hoy en día es puesto en duda en cuanto a repercusiones que pueda tener en nuestra salud. Pero, ¿es eso cierto?. Debemos tener en cuenta que la telefonía móvil lleva pocos años en uso, lo que implica que haya un desconocimiento de sus efectos. Según un estudio realizado en el 2004 y financiado por la Unión Europea, los teléfonos móviles alteran el ADN. ¿Cómo puede ser esto posible ? Es sencillo: analizando cuáles son las consecuencias de la radiación en seres humanos y animales, pudieron determinar que, al exponer células a campos electromagnéticos, éstas sufrían daños, que provocaban síntomas como dolores de cabeza o desórdenes de sueño. Y, por si fuera poco, si esto fuese cierto, el uso de móviles en niños sería aún más nocivo, ya que éstos son más vulnerables a dichos efectos que los adultos. Como estas opiniones, hay muchas más, por ejemplo la que se muestra en el siguiente vídeo:

Pero, como en todo, existen personas a favor y personas en contra, lo que lleva a contradicciones, que fueron observadas en el momento en el que aparecen unos artículos que desaconsejan el uso de los móviles, y otros que niegan la existencia de peligros en cuanto a su uso. Un ejemplo del primer punto de vista citado es un artículo realizado por un grupo de expertos, que aseguraba que los niveles de exposición a las radiaciones procedentes de la telefonía móvil son muy bajos. Otro artículo, publicado en el 2009, afirma que las ondas producidas por los teléfonos móviles son una parte del espectro denominada radiación no ionizante, lo que implica que estas ondas no pueden dañar el ADN de las células. Además, cuenta que las frecuencias que emplean los teléfonos móviles son muy bajas, lo que reduce exponencialmente la posibilidad de riesgo de las mismas.

Unos científicos realizaron un estudio en el que descubrieron que la radiación de frecuencias bajas, como las de los teléfonos móviles producen unas alteraciones eléctricas en las membranas de las celulas de todo el cuerpo, que llevan a una alteración en los flujos circulatorios. Tras estos descubrimientos se piensa que los teléfonos móviles podrían producir síntomas como alteraciones neurológicas y en los aparatos reproductores, insomnio, depresión , leucemia, ojos secos y borrosos...



En definitiva, el tema de los peligros del teléfono móvil es un tema abierto hasta hoy en día. Pero, hoy por hoy, la realidad es única: no existen pruebas que afirmen que los teléfonos móviles sean dañinos para la salud. No obstante, el exceso nunca es bueno, por lo que, aunque por ahora no haya riesgo, esto no implica que en un futuro no pueda aparecer. No abusemos del uso de estos dispositivos, porque, tengan o no efectos en nuestra salud, nos pueden hacer olvidar gran parte de nuestro entorno y así quedar aislados en nuestra burbuja. Además, deberíamos mantener lo más alejado posible el móvil de nuestro cuerpo, previniendo así enfermedades (en el caso de que esta información fuese verdadera). Por ello, como bien dice el dicho: "¡más vale prevenir que curar!".
Por Concha Martínez y Yael Cohen

Páginas:



4 comentarios:

montse dijo...

Personalmente este es un tema que me inquieta bastante y me ha gustado como la habeis explicado, creo qye lo habeis hecho de una forma sencilla, concretea y facil de comprender. Además los habeis ilustraod vien con imagenes y vinculo a videos.La incorporación al final de la págian de la bibliografia, como ya he mencionado en algún otro articulo, me parece muy bueno para que así el lector pueda profundizar mas sobre el tema y para dar veracidad a vuestros argumentos.

concha martinez dijo...

Muchas gracias Montse por tu opinión. Creíamos que era mejor un articulo no muy extenso y concreto y conciso a un articulo muy extenso y con demasiada información innecesaria, en el que la extensión te hiciera hacer pasar de articulo.
Siempre viene bien unos links como tu bien has dicho, para poder profundizar mas en el tema en el caso en el que se quiera saber mas, o se tenga alguna duda.

VÍCTOR dijo...

Desde mi punto de vista el mayor problema del artículo es que está mayoritariamente basado en información superada por recientes investigaciones.
Me ha gustado la redacción clara y de fácil lectura sin abandonar la corrección y formalidad. No es cosa fácil esta.
Los vínculos quedan mejor metidos en palabras a lo largo del texto.

María García Ruiz de León dijo...

He leído este artículo porque era un tema que realmente me preocupaba, y el título me ha enganchado, aunque no puedo decir lo mismo del texto. Me ha parecido un artículo muy sencillo y fácil de leer pero, en mi opinión, con poca información. Entiendo, como bien dice Concha que creíais "que era mejor un artículo no muy extenso y con demasiada informacón innecesaria, en el que la extensión te hiciera pasar del artículo", pero tambien pienso que podríais haber profundizado más con la información que habéis puesto al final en los links (que habrían estado mejor, como bien dice Víctor, con palabras). Aun así me ha gustado mucho y me parece bastante correcto el uso de las imágenes y del vídeo.