22 de marzo de 2013

ATC



Los ATC






Un ATC, o Almacén Temporal Centralizado es una instalación de seguridad, normalmente en la superficie, destinada a almacenar, mantener y gestionar residuos radiactivos procedentes de centrales nucleares de fisión de una manera segura y que suponga el mínimo riesgo posible. Estos lugares surgen de la necesidad de localizar los residuos, peligrosos y ya inútiles, para que no supongan un riesgo ni para las personas ni para el ambiente. 



Por normativa de la Unión Europea, todos los países miembros deberían contar con estos “cementerios nucleares” desde 2008. En efecto, la energía nuclear es bastante usada en el viejo continente y su consecuencia es que la UE genera más de cuarenta mil metros cúbicos de residuos al año, lo que supone un problema para almacenarlos, sobre todo los residuos  de alta actividad, los más peligrosos, que pueden ser radiactivos incluso durante 2000 años.
Residuos de baja y media actividad. Son sobre todo material
 que ha estado en  contacto con  el combustible nuclear,
 como batas, guantes, filtros y herramientas. 




Tren con residuos radiactivos cruzando la frontera con Francia
 por la linea férrea de los Pirineos.
España, por su notable número de centrales, tiene distribuidos muchos de estos cementerios por el país: El almacén de Ascó, en Cuenca; el de Sierra Albarrana, en Córdoba y el de Arbi, en Vizcaya son los más grandes. Sin embargo, gran cantidad de residuos producidos en España, los residuos de alta actividad, son llevados a Francia para su almacenamiento. La razón de que no sean almacenados en España es el hecho de que nuestro país no tiene instalaciones apropiadas para guardar esos residuos. Una ampliación del complejo de Ascó lo permitirá a mediados de 2013, pero hasta entonces España paga a Francia por almacenar sus residuos duraderos unos 65.000 € diarios. Esta es una práctica común entre los países de la unión europea, ya que a su vez España recibe dinero de Francia por guardar otros residuos,  y Portugal también. Entre la frontera de España y Francia pasan cada año 600 toneladas de residuos en total en trenes que cruzan los Pirineos.






Estas instalaciones, los ATC, se encuentran en zonas estables, con poca actividad sísmica, para asegurar que no tenga riesgo de sufrir movimientos del terreno. Por ese motivo (el hecho de que están en la superficie) es lo que primeramente los diferencia de los AGP, (Almacenamiento Geológico Profundo), que es la clase de instalación preparada para albergar los más activos de los residuos durante milenios.
Los ATC pueden encontrarse o bien anexionados a una central nuclear, o formando un gran complejo, separado de ellas, en el que se almacenen todos los residuos del país. La centralización de los residuos es en verdad la mejor  manera de almacenarlos, ya que minimiza el gasto en infraestructura, pero mejora la optimización de recursos y de sistemas de seguridad. España, por su parte, tiene distintos cementerios de tamaño pequeño o mediano,muy deslocalizados como ya hemos visto, y no hay uno principal (aunque podría decirse que el de Ascó es el más importante, ya que es el más grande).
ATC española



El almacenamiento se lleva a cabo en unas habitaciones grandes, llamadas módulos, que separan los residuos dependiendo de su actividad o procedencia, ya que no es lo mismo residuos radiactivos de Talio, Plutonio o Uranio que equipo o herramientas que hayan entrado en contacto con ellos y se hayan contaminado. Estas habitaciones de paredes y techos de hormigón guardan grandes contenedores de cobre o acero, que contienen en su interior media tonelada de residuos cada uno. Las protecciones metálicas y de hormigón son vitales para contener los residuos y para evitar la radiación a su alrededor, ya que esta podría atravesar su recipiente si no fuera el adecuado. Ademas, la temperatura de los módulos debe ser constante y en ningún caso superior a los 15º C. 



Estos ATC no entrañan apenas riesgos, ya que cuentan con sobradas medidas de seguridad y como ya hemos dicho están colocadas en lugares carentes de actividad sísmica. Es cierto que el almacenamiento de los residuos no es la mejor solución al problema, ya que esos residuos seguirán activos -algunos durante miles de años- y un accidente sería catastrófico. Pero dado que aún no pueden ser tratados para evitar la radiación (sin embargo, en algunos países como Rusia o Gran Bretaña, tienen sistemas de reaprovechamiento para salvar restos de Uranio y Plutonio y volverlos a usar), la mejor salida sería la de almacenarlos en los ATC.




 Video explicativo sobre
la dinámica de un cementerio nuclear




Realizado por Pablo Castejón y Pablo Mena

3 comentarios:

Victor Acosta dijo...

Habéis olvidado mencionar las fuentes consultadas.
El contenido es correcto y fácil de leer y entender.
La opinión personal debe ser más "personal".

María Izquierdo dijo...

Buen trabajo Pablos!
Alguna vez había oído hablar de esta clase de construcciones, pero claramente tras haber leído vuestro artículo ya me queda mucho más claro y se un poquitín más! Lo explicáis de una manera clara y sencilla, por lo que se hace una lectura fácil y amena, además de que está muy bien estructurado, una buena manera de desarrollarlo. Algo negativo para mi quizás sería, uno que os "mojaseis" un poco más a la hora de dar vuestra opinión personal, y que induzcáis mejor el tema, hacer una introducción que atraiga "catchy", porque empezar a leer y de sopetón encontrarte ¡pum! Los ATC... aun así lo bueno es que dais información muy interesante, y en ningún momento os vais por las ramas. Bien hecho chicos!

Diana dijo...

El trabajo es muy bueno, muy interesante y creo que os habéis esforzado para lograrlo; aún así la opinión personal no tertmina de convencerme.