22 de marzo de 2013

La huella ecológica


¿Qué es la huella ecológica? Pues bien, La huella ecológica es un indicador biofísico de sostenibilidad de carácter integrado que representa el área de tierra o agua ecológicamente productivos, necesarios para generar recursos y además para asimilar los residuos producidos por cada población determinada de acuerdo a su modo de vida, de forma indefinida.


La huella ecológica se conforma de distintos factores:

 -          Huella de carbono: Representa la cantidad de terreno forestal que podría secuestrar las emisiones de CO2 procedentes de la quema de combustibles fósiles, excluyendo la absorbida por océanos. El carbono es el 50% de la huella ecológica total.
 -          Huella de cultivos: Representa la cantidad de tierra utilizada para cultivar alimentos para consumo humano, animal, cultivos oleaginosos y caucho.
 -          Huella de pastoreo: Indica la cantidad de tierra de pastoreo usada para criar ganado.
 -          Huella de pesca: Producción primaria requerida para mantener las capturas de pescado.
 -          Huella de urbanización: Cantidad de tierra ocupada por infraestructuras.
 -          Huella forestal: Cantidad de bosque requerido para proporcionar materias primas.

Huella ecológica a nivel mundial
Este mapa indica el número de hectáreas por cabeza que se emplea en cada sitio del mundo. Nosotros "necesitamos" ese número de hectáreas, pero, ¿Y el planeta? ¿Es capaz de darnos todo eso? Tenemos que aclarar un término para ello: Biocapacidad

Biocapacidad, ¿Qué es?: La capacidad de un área específica biológicamente productiva de generar un abastecimiento regular de recursos renovables y de absorber los desechos resultantes de su consumo. Cuando la huella ecológica de una región supera su capacidad biológica, quiere decir que se está usando de manera no sostenible.


Aquí tenemos un gráfico que muestra la diferencia que hay entre la biocapacidad del planeta y la huella ecológica (conocida como translimitación)
Europa
La organización conservacionista ha puesto en evidencia por medio de su Informe, que en la Unión Europea vivimos muy por encima de nuestras posibilidades: mientras que la biosfera es capaz de producir 1,8 (biocapacidad) hectáreas por persona, la humanidad consume una media equivalente a 2,2 hectáreas, un consumo que en el caso europeo alcanza las 4,9 hectáreas por habitante.

España
España se sitúa en el puesto 19 del mundo y en el 12 de Europa en cuanto a mayor huella ecológica por persona. En España, el área disponible para mantener el consumo de los recursos naturales y absorber las emisiones de dióxido de carbono, se ha superado casi tres veces y media. Lo cual quiere decir que se necesitan casi 3,5 superficies como la de España para satisfacer el nivel de desarrollo actual. Con respecto al anterior informe, de 2008, España ha rebajado su presión al entorno, ya que antes se situaba en el puesto 12 mundial. 


Mide tu huella ecológica
Esta huella no solo se puede medir a escalas grandes (ciudades, países, continentes…) si no que también se puede calcular a escala individual de una forma bastante sencilla gracias a varias páginas web hechas para ello. Esta es una de las más completas que hemos encontrado: http://www.myfootprint.org/es/visitor_information/ 
Lo más curioso, y lo que más llama la atención de estas páginas es que te muestran cuántas Tierras harían falta si todos los habitantes tuviesen tus mismos hábitos.

¿Estáis preocupados con el resultado que habéis obtenido? No pasa nada, el resultado varía en cuestión de tus hábitos, y reducir tu huella ecológica puede ser bastante sencillo si tomas ciertas medidas, como por ejemplo, usar medios de transporte más limpios (bicicleta), instalar dispositivos de ahorro de energía en casa (bombillas… etc), aunque más importante que instalar dichos dispositivos es no derrochar energía (dejar las luces encendidas, mucha calefacción… etc), intentar comprar productos locales (puesto que el transporte de productos contamina al tener que ser transportados), ahorrar agua…



La verdad es que debemos plantearnos un cambio en nuestro estilo de vida, no podemos seguir exigiéndole a la Tierra más de lo que nos puede dar, puesto que acabaremos con nuestros recursos y entonces será tarde, puesto que la Tierra necesita un periodo de recuperación, y ese periodo será mayor cuanto mayor sea el daño. Nosotras tras analizar nuestros resultados obtenidos al hacer el test hemos reflexionado y hemos llegado a la conclusión de que nuestro estilo de vida (sin hacer grandes excesos) también perjudica al planeta, y todos siempre tenemos algo que aportarle.




Realizado por Beatriz González y  Alba García 


4 comentarios:

Diana dijo...

El artículo expuesto sobre este tema me parece de gran calidad por las siguientes razones:

1ºExponeis mucha información sobre el tema escogido.
2ºAyudais al entendimiento con imagenes.
3ºPoneis un video para completar la información.

En mi opinión habeis trabajado mucho y es un gran artículo, me ha gustado mucho.

Victor Acosta dijo...

Francamente interesante, fácil de leer y comprender.
Os recomiendo que los vínculos a las fuentes los pongáis embebidos en el texto, es más estético.
He encontrado algún error de concordancia o inconexión entre párrafor.

Beatriz Aparicio dijo...

En mi opinión el artículo está bien escrito y su lectura es fácil. Explicáis claramente las cosas, a medida que leía si veía un término desconocido, seguía leyendo y estaba aclarado posteriormente, lo que hace que la lectura se comprenda bien.
El tema está completamente desarrollado y con mucha información relevante.

Miguel Martínez Noarbe dijo...

Es un articulo que está muy bien explicado, los graficos están muy bien selecconados dado que son representativos. Estoy de acuerdo con Victor sobre que hay demasiada información pero apesar de eso la información que sirve es muy objetiva.