22 de marzo de 2013

Pruebas del Cambio Climático

Pruebas del Cambio Climático

En este artículo vamos a hablar de las pruebas, o causas más evidentes e importantes del cambio climático en nuestro planeta. Para ello, nuestros mayores apoyos serán el informe del año 2007 del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático); las opiniones fundamentadas de las ecológicas, como pueden ser Greenpeace o WWF; y cualquier otro tipo de información derivada de estas fuentes, como el siguiente artículo de El País. En primer lugar hemos de definir cambio climático para ver si resulta que hay de verdad y, posteriormente, analizar sus causas para llegar a la conclusión de si se trata de un cambio antropogénico o no.


El cambio climático es definido como la variación del clima con respecto a los datos históricos de dicho clima, aunque comúnmente se confunda con el calentamiento global antropogénico. Para ello, la temperatura y las emisiones de gases contaminantes son los medidores más eficientes, que no los únicos.




Basándonos en datos del año 2007, podemos concluir que los seis años más cálidos desde que tenemos datos fiables (mediados del Siglo XIX) son 1998, 2002, 2003, 2004, 2005 y 2006. Ésto no es más que la prueba más fiable del cambio de temperatura y del calentamiento global. Para que se considerara cambio climático, tendría que perdurar a largo plazo, hecho que en el año 2013 continúa, y que quedará plasmado en el artículo del IPCC del año 2014. Dicho grupo afirma con una seguridad de alrededor de un 95% o más que más de la mitad de la variación de temperatura sea por culpa del ser humano.


Todo esto se retroalimenta con el aumento de partículas de CO2 por millón, las cuales han aumentado a límites que jamás en la historia de la Tierra habían llegado. Y no sólo esto, sino que este aumento no parece mas que continuar y ser cada vez más rápido. Inserto aquí una imagen con el nivel actual de CO2 en la Tierra:






Sin embargo, estas son sólo dos de las evidencias más claras del cambio climático. Por otro lado, podemos mencionar el aumento del nivel del mar, a un ritmo de 17 centímetros cada siglo; calentamiento y acidificación de océanos; o la disminución de todo tipo de superficies heladas del planeta.


Volviendo a acudir a nuestra fuente más fiable, el artículo del IPCC del año 2007, obtenemos el dato siguiente: “Las emisiones mundiales de GEI (Gases de Efecto Invernadero) causadas por actividades humanas han aumentado, desde la era preindustrial, en un 70% entre 1970 y 2004.” Este aumento de emisiones mundiales de GEI se convierte en aumento de temperatura, lo cual aumenta el número de emisiones, y así sucesivamente...



Para acabar el artículo, y como prueba más eficaz del cambio climático, muestro una imagen del cambio de temperatura que se habría producido sin el efecto antropogénico y con dicho efecto.





En último lugar, nuestra opinión sobre el cambio climático es la siguiente. Parece evidente que el cambio climático es antropogénico, o al menos una gran parte del mismo, según todos los informes publicados y todos los datos. Por ello, es importante cambiar la dinámica de este mundo. Tenemos que dejar de consumir de una forma tan exagerada para que las próximas generaciones no tengan que soportar un mundo muy distinto al nuestro.



Escrito por: Antonio Moreno y José Manuel Pérez

3 comentarios:

Victor Acosta dijo...

Conciso, sintético y facilmente comprensible.
Interesante para alguien que no conozca la materia aunque en mi opinión, acudiendo a la fuente que mencionáis el tema podría haber sido más explotado.
No mencionáis las fuentes de los gráficos.

Ana Casco García dijo...

El artículo me parece interesante y bien estructurado con buena información y pocas imágenes que lo complementan pero acorde con el tema propuesto.

Beatriz Aparicio dijo...

El artículo me ha parecido interesante y muy actual ya que todos estamos inmersos en el cambio climático e intentamos comprenderlo mejor.
Una posible mejora sería incluir más imágenes y vídeos ya que en este tema eso causa mucho impacto en el lector.