22 de marzo de 2009

BLADE RUNNER


Ana Fernández y David Izquierdo


"A principios del siglo XXI, la poderosa Tyrell Corporation desarrolló un nuevo tipo de robot llamado Nexus, un ser virtualmente idéntico al hombre y conocido como Replicante. Los Replicantes Nexus-6 eran superiores en fuerza y agilidad, y al menos iguales en inteligencia, a los ingenieros de genética que los crearon. En el espacio exterior, los Replicantes fueron usados como trabajadores esclavos en la arriesgada exploración y colonización de otros planetas. Después de la sangrienta rebelión de un equipo de combate de Nexus-6 en una colonia sideral, los Replicantes fueron declarados proscritos en la Tierra bajo pena de muerte. Brigadas de policías especiales, con el nombre de Unidades de Blade Runners, tenían órdenes de tirar a matar al ver a cualquier Replicante invasor. A esto no se le llamaba ejecución, se le llamaba retiro."

Así comienza Blade Runner, una película futurista obra del británico Ridley Scott, rodada en el año 1982, basada en la novela "Do androids dream of electric sheep?" de Philip K. Dick (del año 1968).

El film se inicia con Deckard, un policia semirretirado que pertenece a una brigada especial de la policía, llamada Blade Runner, instruida en conocimientos de robots y preparada para estas situaciones peligrosas. Por otro lado aparecen los Replicantes que son unos robots del modelo Nexus-6 creados por la Tyrell Corporation, virtualmente idénticos al hombre, superiores en fuerza y agilidad e iguales en inteligencia a los ingenieros de Genética que los crearon. Son usados como trabajadores esclavos en la arriesgada exploración y colonización del espacio exterior. Al cabo de un tiempo de su creación, empiezan a desarrolar sentimientos, emociones (odio,amor,...), debido a ésto pueden rebelarse de la situación de peligro y exclavitud en la que se encuentran, por ello estan programados para vivir sólo cuatro años. Son tan semejantes al hombre, que con un arma de fuego se puede acabar con su vida.

Deckard, protagonizado por Harrison Ford, se dirige a la Tyrell Corporation donde el Señor Tyrell le asesora sobre la versión de Nexus-6, después realiza una prueba Voight-Kampff a la joven secretaria de Tyrell (Rachael), esta prueba se trata de unas preguntas, a través de las cuales se descubre si la persona encuestada es humana o Nexus-6, comprobando que Rachael es una replicante experimental, con recuerdos implantados que le permiten contar con una base emocional, pero Rachael no sabe que es una replicante. Antes de la prueba, Deckard le dice a Rachael que los replicantes son como robots, más con sus beneficios y errores. Rachael le cuestiona si alguna vez ha retirado a un humano por tener errores, y él le responde que no. Más tarde Rachael duda del test realizado y se dirige a casa de Deckard, ella está convencida de su fisionomía humana, pero Deckard tras hacerla unas preguntas la corrobora su origen robótico y ella se va llorando.

Deckard después de realizar un registro recoge una muestra y unas fotos, con las que da con el paradero de Zhora, una replicante trabajadora sexual entrenada como asesina. Tras un primer encuentro Zhora huye, pero Deckard la persigue dándola muerte. Saliendo de la escena del crimen Deckard se encuentra con Leon, un replicante obrero, Leon sabía de la existencia de Deckard y de su misión. Entablan una pelea, donde Leon le comenta: "es penoso vivir con miedo", y cuando Leon iba a vencerle, aparece Rachael disparándole y causándole la muerte. Los dos , ya enamorados, se van a casa de Deckard, él nunca la detendría si huye, pues le habia salvado la vida, pero no garantizaba que otro Blade Runner pudiera ir tras ella.

Entre tanto Pris, una modelo básico de placer, provoca el encuentro con J.F.Sebastian, uno de los ingenieros que crearon los modelos Nexus-6. Sebastian es muy bondadoso y pronto cae ante la seducción de Pris, llevándola a su casa, una vez allí llega Roy Batty, el último replicante evadido y cabecilla del grupo. Convencen a Sebastian para que les lleve a casa del Señor Tyrell. Ya en la estancia de Tyrell, Roy le ordena que prolonge sus vidas, pero Tyrell comenta que no puede ser. Como respuesta acaban con la vida de Sebastian y Tyrell.

Deckard informado de los asesinatos se dirige en busca de ellos, tras una pelea con Pris acaba con su vida. Minutos más tarde se encuentra con Roy, físicamente más fuerte por su condición de Nexus, trás una larga y dura pelea llegan a la terraza del edificio y Deckard toma la difícil decisión, al no quedarle otra opción, de saltar a un edificio cercano, quedándose agarrado a una viga del mismo.

En ese lugar Roy dice las conocidas palabras de todo amante del cine futurista:

"Yo he visto cosas que vosotros no creeriais. Atacar naves en llamas más allá de Orion. He visto Rayos-c brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser, todos esos momentos se perderan en el tiempo, como lágrimas de lluvia. Es hora de morir".











Personalmente opinamos que el contenido es muy profundo y está muy por encima de la trama, estando ésta última al servicio del primero. Estamos ante una de esas películas en las que en un segundo pase se perciben aspectos nuevos que se escaparon en el primero. Su contenido es muy denso y a pesar del escaso tiempo de dos horas de la filmación, la película desarrolla muy bien su tema principal, que no es otro que examinar lo humano. Para ello se apoya en efectos especiales que muestran la alta tecnología de la época, con resplandores en ciertos lugares, que contrastan con una ambientación nocturna (no hay ninguna secuencia a la luz del día), que hace resaltar más a una sociedad decadente y vieja. Por otro lado el guión es aparentemente sencillo pero inmerso a la vez en un realismo subyacente, que por sí mismo no necesita de mucho desarrollo.

En la película se mezcla la humanidad de los robots con la empatía del ser humano, y no se sabe donde empieza uno y donde termina el otro. Además nos hace poner en duda la naturaleza humana de Deckard, y eso que es más humano que otros personajes que aparecen y deja al espectador que sea juez y sea él mismo, quien decida el significado de lo humano y el desarrollo indebido de la inteligencia artificial aplicada en la ingenieria genética, algo altamente difícil tras la
durísima realidad que comenta la película, basada en el exterminio de una generación y, por qué no decirlo, de una especie. Porque, pese a ser máquinas, pese a no haberse enfrentado jamás a la madurez que necesariamente debe afrontar una persona, son seres que, según se cuenta en la película, "al cabo de unos años pueden desarrollar sus propias respuestas emocionales," es decir, que sienten el amor, la tristeza, el odio y la rabia que los seres humanos sentimos cuando entramos en contacto con la vida misma. Sus actos, por lo tanto, están motivados por emociones, justificables o no, pero emociones al fin y al cabo. Probablemente lo que les llevará a rebelarse en aquella colonia sideral fuera el dolor causado por haber sido tratados como esclavos en la conquista de nuevos planetas. No se puede utilizar el término "retiro" porque los Replicantes se comunican y se relacionan como verdaderos seres humanos. Tienen una capacidad emocional propia, no programada, que les hace estar mucho más próximos a los seres humanos que a las máquinas. Por ello, no se les puede tratar como a televisores que apagas cuando te aburre lo que estás viendo o que tiras cuando ya no funcionan como esperabas. Si son Replicantes, si fueron creados a imagen y semejanza del ser humano y no de las máquinas, deben recibir el mismo castigo, en forma y contenido, que recibiría un grupo de seres humanos. Aunque no somos partidarios de la ejecución en forma alguna, menos lo somos aún de llamar "retiro" a una sangrienta "ejecución" o lo que para nosotros es lo mismo, un "asesinato".





Precisamente por su contenido a Blade Runner se le considera un clásico moderno, por adelantarse en plantear temas y preocupaciones fundamentales de una sociedad futura. Volviendo a los replicantes, " son robots más humanos que los humanos ", ponen de manifiesto el
posible desarrollo indebido de la IA, que es el eje fundamental del guión de esta película. Blade Runner nos muestra muy claramente los peligros de la IA y nos deja que pensemos hasta donde debe llegar la línea que separa lo humano de lo humanoide. La película nos plantea un tema futuro no tan lejano, de los humanos depende el desarrollo y las aplicaciones que queramos hacer de la IA, aplicada siempre se entiende, a robots que intenten suplir la inteligencia humana en su máxima expresión.

Cuando hablamos de Inteligencia Artificial, nos referimos no solamente a dispositivos artificiales capaces de actuar a partir de unas premisas dadas, sino también a aquellos que tengan la capacidad de obrar en función de sus emociones de forma igualmente correcta. Como ya hemos comentado con anterioridad, los Replicantes no son máquinas inventadas desde una perspectiva puramente racional sino también emocional. Eso es lo que básicamente diferencia nuestra realidad de la suya. No es la existencia de coches voladores. Es la existencia de máquinas que poseen aptitudes para dominar el aspecto racional y emocional de su cerebro simultáneamente. Es la capacidad de parecer humanos sin serlo. No sólo físicamente sino también en el terreno intelectual. Hablamos de la rama de la ciencia infórmatica dedicada al desarrollo de agentes racionales no vivos. Hoy en día, la Inteligencia Artificial nos hace la vida más fácil desde el punto de vista médico, industrial, de la robótica, de la lingüística computacional (el uso de los ordenadores y similares) y del videojuego, entre muchas otras aplicaciones. Es posible que en un futuro no demasiado lejano, estemos viviendo entre "réplicas de Replicantes", puede que incluso nos llevemos bien con ellos o que, por el contrario existan rivalidades entre nosotros. Puede que lleguen a ser mucho más listos que nosotros. Puede que haya parejas formadas por una "réplica de Replicante" y un ser humano y que de su unión nazcan hijos híbridos. O puede que nada de eso ocurra. De hecho creemos que es lo más probable a corto y medio plazo, e incluso quizás a largo plazo, porque la tecnología tendría que experimentar grandes transformaciones en un tiempo limitado. Aunque nunca digas nunca porque con esto de la tecnología…nunca se sabe. Según lo que muchos imaginaban, antes de conectarnos a la red de forma cotidiana, pudiendo contactar con cada rincón de la Tierra indistintamente habríamos sido testigos de la aparición de coches voladores como los de las películas de ciencia ficción (como "Blade Runner"). Quién sabe.

Sin embargo, podemos hablar de robótica inteligente, algo de lo que actualmente se sabe algo más. Los robots inteligentes son dispositivos que no tienen forma humana y que además están diseñados para llevar a cabo labores que el ser humano por sus condiciones biológicas y/o intelectuales no es capaz de hacer. Por ejemplo, la robótica inteligente (que deriva de la Inteligencia Artificial) tiene sus aplicaciones en las misiones espaciales. En este caso el fin consiste en llevar a cabo la exploración de la superficie de planetas y de la Luna por robots autónomos, capaces de "pensar" por sí mismos. En el sector de las manufacturas los robots se utilizan para tareas como el manejo de materiales, soldaduras, pintura y acabados. Siempre ha destacado el sector autovilístico que, mediante sistemas de producción mecanizados, monta los vehículos más fácil y económicamente que si lo hiciera con mano de obra humana. Dentro del sector manufacturero, las aplicaciones son muy variadas, desde sistemas mecanizados avanzados hasta sistemas automatizados más flexibles que solemos asociar con la idea de robot. En el sector servicios existen máquinas como el cortacésped o la aspiradora a los que se da un uso muy cotidiano y doméstico. Pero también podemos meter en el saco dispositivos como los brazos-robot de limpieza de los aviones e incluso las gasolineras automatizadas que están siendo probadas en California. No obstante, en la mayoría de los casos hablamos de simples robots y no de robots inteligentes puesto que estos, por definición, deben ser automáticos y autónomos y, a pesar de los relevantes desarrollos en la automatización industrial, los progresos en el ámbito de la autonomía han sido mínimos.

Pero, volviendo al tema de la IA y los Replicantes, si estos proyectos de ser humano llegaran a existir, se plantearían los mismos problemas éticos sobre los que este largometraje nos hace reflexionar: ¿Cuánto tiempo deben vivir?, ¿Qué castigos se les debe imponer y cómo denominar a esos castigos?, ¿Qué cabe esperar de ellos?; si tienen las misma obligaciones, ¿deben tener también los mismos derechos?

De cualquier modo, y sea cual sea la opinión de cada uno de vosotros a priori, consideramos muy recomendable el hecho de ver una película de la talla de Blade Runner, no sólo porque es una obra clave en el mundo de la ciencia-ficción sino porque es ineludible para tener elementos de juicio, y para dejarnos conmover por esa realidad irreal o real irrealidad que viven nuestros protagonistas. Porque para reflexionar sobre temas como estos que nos son tan lejanos pero que al mismo tiempo forjan nuestra personalidad y nos hacen establecer nuestros propios principios, es imprescindible dejarse llevar por las emociones y esta película en ese sentido es muy liberadora.

Para terminar en la elaboración de este articulo y en la documentación que hemos recogido sobre inteligencia artificial pasamos a citaros unas líneas que creemos son de interés:

" Muchos científicos se muestran escépticos acerca de la posibilidad de que algune vez se pueda desarrollar una verdadera Inteligencia Artificial. El funcionamiento de la mente humana todavía no ha llegado a conocerse en profundidad y, en consecuencia, el diseño informático seguirá siendo incapaz de reproducir esos procesos desconocidos y complejos "




1 comentario:

VÍCTOR dijo...

- Excelente refundido de la tarea previa.
- Gran uso del lenguaje y clara redacción. No esperaba menos.
- Añadido al claro análisis está vuestra opinión personal bien expuesta. Lo que se os pedía: "que os mojéis".