19 de mayo de 2014

Contaminación atmosférica y sus efectos en la salud (Jaime y Sergio)




Contaminación atmosférica y efectos en la salud
Por: Sergio Velasco y Jaime Revuelta

En primer lugar, antes de saber que es la contaminación atmosférica hay que saber lo que es la atmósfera. La Atmósfera es la envoltura gaseosa, de unos 200 kilómetros de espesor, que rodea la Tierra. Constituye el principal mecanismo de defensa de las distintas formas de vida. Ha necesitado miles de millones de años para alcanzar su actual composición y estructura que la hacen apta para la respiración de los seres vivos que la habitan. Una de las funciones más importantes que realiza la atmósfera es proteger a los seres vivos de los efectos nocivos de las radiaciones solares ultravioleta. La Tierra recibe todo un amplio espectro de radiaciones procedentes del Sol, que terminarían con toda forma posible de vida sobre su superficie de no ser por el ozono y el oxígeno de la atmósfera, que actúan como un filtro absorbiendo parte de las radiaciones ultravioleta.

¿Cual es el problema? Estamos destruyendo la capa atmosférica por medio de la contaminación. ¿En qué consiste esta contaminación atmosférica? Pues bien, se entiende por contaminación atmosférica la presencia en el aire de sustancias y formas de energía que alteran la calidad del mismo, de modo que implique riesgos, daño o molestia grave para las personas y bienes de cualquier naturaleza.


Hay dos tipos de contaminantes, en primer lugar, los naturales, como los volcanes, que generalmente ocurren en cantidades mayores, y los antropogénicos, que son aquellos causados por actividad humana y que representan una mayor amenaza.

Hay diversos focos de emisión de contaminantes antropológicos, como por ejemplo, las industrias, vehículos como los coches, los aviones o barcos, y otros de menor tamaño como aerosoles, calderas, etc…

Esta contaminación no solo conlleva consecuencias para la salud humana, como más tarde analizaremos, sino también en las plantas, en la visibilidad, en los ecosistemas e incluso en el clima.


Como dato curioso, en 1905, el Doctor Des Voeux denominó a la capa de contaminación que dificultaba la visibilidad, aparecida ya en el siglo XX, SMOG, una palabra derivada de la mezcla entre smoke, refiriéndose a todos los gases emitidos, y fog, como el fenómeno meteorológico en el que las nubes están suspendidas a baja altura y hay un bajo nivel de visibilidad.


Información obtenida de: http://en.wikipedia.org/wiki/Smog

Los efectos de la contaminación en la salud humana son muchos. Estos efectos pueden ser de corto o de largo plazo. La contaminación atmosférica urbana aumenta las posibilidades de padecer alguna enfermedad respiratoria con la neumonía o cáncer de pulmón y también aumenta el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.

Imagen obtenida de: eplaneta.blogspot.com


Según la organización Mundial de la Salud (OMS), que se encarga de vigilar de vigilar los contaminantes que ejercen mayor efecto sobre la salud humana, 1.3 millones de personas mueren al año a causa de la contaminación atmosférica urbana. Se ha demostrado que las personas que viven en zonas urbanas padecen más enfermedades cardiacas, problemas respiratorios y cánceres de pulmón.
Imagen obtenida de:

Más efectos de la contaminación atmosférica podrían ser la irritación de ojos debido a la concentración de ozono en el aire o la disminución del transporte de sustancias nutritivas y de oxígeno por la sangre. Otro efecto sobre la salud es que los ciudadanos asmáticos tienen más probabilidades de tener una crisis asmática los días en los que las concentraciones de ozono en el suelo son mayores. La OMS calcula que si la media de la concentración anual de MP10 disminuye de 70 a 20 µg/m3, que es el objetivo establecido en las guías de calidad del aire de 2005, se puede evitar el 15% de la mortalidad a largo plazo causada por la contaminación atmosférica.



Opinión personal:
Sin duda, pensamos que algo estamos haciendo mal. La temperatura está aumentando, los polos están derritiéndose, territorios están quedando inundado… El modo de vida que llevamos no es sostenible, y es, en nuestra opinión, imperativo empezar a regular las actividades que generen algún tipo de contaminación pues estamos dejando a las generaciones futuras un mundo árido, caluroso y sin recursos. Si no actuamos en un corto plazo relativo, creemos que no habrá un momento en el que no tendremos marcha atrás y viviremos en unas condiciones cuanto menos precarias. A nuestro creer, deberíamos empezar por los pequeños gestos, coger más el transporte público, aumentar la actividad de reciclaje, y más tarde pasar a acciones de mayor calibre, como obligar a las empresas y corporaciones a reducir sus emisiones si no es en enormes cantidades, de una manera tajante a nada, y, nos reiteramos en que esto debe ocurrir en un corto plazo relativo, pues quizás en el plazo de un siglo nos encontremos en una situación crítica e irreversible.

Aquí tenemos un video que explica de forma resumida y animada lo explicado anteriormente:

FUENTES


1 comentario:

Victor Acosta dijo...

Se trata de un artículo interesante en cuanto a la parte descriptiva pero se me queda un poco corto en lo relativo a la profundización en los conceptos científicos implicados. Sin necesidad de alcanzar grandes tecnicismos hubiera sido interesante desarrollar con datos los efectos de la contaminación sobre la salud humana.
No citáis la procedencia de todas las imágenes y las fuentes consultadas no lo están correctamente.
Por otro lado las fuentes podrían tener más fiabilidad.
Sin embargo es interesante la inclusión de citas específicas a lo largo del texto.