18 de mayo de 2014

Basura espacial: ¿Qué es?, ¿Qué problemas tiene? y ¿Cómo solucionarlo? (Pablo de Orueta y Javier Aróstegui)

Se le llama basura espacial cualquier objeto artificial que orbita alrededor de la Tierra y que ya no tiene una utilidad. La basura espacial comprende cosas tan variadas como grandes restos de cohetes y satélites viejos, restos de explosiones, o restos de componentes de cohetes como polvo y pequeñas partículas de pintura o incluso simple objetos utilizados en misiones en el espacio como herramientas o partes del equipo de los trajes espaciales.

Los principales problemas que presentan este tipo de desechos espaciales son por un lado las colisiones a velocidades orbitales, que  pueden ser altamente perjudiciales para el funcionamiento de los satélites y sobretodo la multiplicación casi exponencial de  basura espacial debido a las colisiones entre estas, en un proceso llamado Síndrome de Kessler. Este es un peligro real, y por ello las naciones con presencia espacial no han tardado en tomar medidas al respecto. Por ejemplo, la Estación Espacial Internacional está blindada para evitar posibles  daños debido a este peligro.

El ya mencionado Síndrome de Kessler es un escenario propuesto por el consultor de la NASA Donald J. Kessler en el cual el volumen de basura espacial en la órbita baja terrestre sería tan alto que los objetos en órbita serían impactados con frecuencia por la basura, creándose así aún más basura y un mayor riesgo de otros impactos sobre otros objetos.  La ONU no ha tardado en advertir que “la basura espacial es un peligro para todos nuestros sistemas de funcionamiento por satélite”, de la que dependen gran parte de la tecnología que poseemos en nuestra sociedad actual.  Además la directora de la Oficina de Naciones Unidas para el Espacio Exterior, la astrofísica Mazlan Othman subraya que "todo lo que sube al espacio al final se convierte en basura, y eso es un gran problema".

Lo que de verdad otorga a este problema una gran magnitud es el hecho de que de momento no existe la tecnología para limpiar el espacio de esta amenaza y lo único que se puede hacer es tratar de que los lanzamientos espaciales sean lo más limpios posibles. Los fragmentos, que viajan a velocidades próximas a los 7000 km/h, pueden ser difíciles de detectar por lo que hoy en día no se considera aún posible su eliminación. La solución pasa entonces por alentar a los países a reducir la emisión de basura espacial, aunque esta solución puede no ser suficiente.

Problemas:
Siendo objetos que no se ven a simple vista desde la Tierra, se podría pensar que su existencia no tiene mucha importancia.
Expertos de las agencias espaciales se han dado cuenta de que dejar su chatarra fuera de la atmósfera de nuestro planeta, fue un tremendo error. Por eso ahora el diseño de las naves pretende que regresen sin dejar basura por el espacio. Los objetos hoy en día son un peligro real que podría hacer fracasar los nuevos viajes al espacio.
Piensa en algo mortífero como una bala. Si es pequeña, fácilmente atraviesa la piel y los músculos; mientras que las de un calibre grande pueden hasta traspasar una gruesa lámina metálica.

Las balas son relativamente pequeñas y nada peligrosas si no fueran disparadas por armas. Lo que provoca el daño no es el tamaño sino la velocidad que alcanzan. Puede viajar a unos 900 metros por segundo. Una barbaridad de velocidad, más del doble de la del sonido.
En el espacio exterior, donde la fricción es mínima, así como también es menor el efecto de la gravedad, los objetos pueden alcanzar velocidades mayores a las de una bala. Entre 3 a 15 veces más. Puesto en metros por segundo, 900 para las balas en la superficie de la Tierra; 3 mil a 15 mil para los objetos en el espacio, dependiendo de la órbita en la que estén.
Piensa en lo que le sucedería a un astronauta que se encontrara efectuando reparaciones en el exterior de su estación espacial y un fragmento le alcanzara a pegar.

Por lo tanto, lo mismo ocurre con la naves espaciales en sí. Al  igual que ese fragmento impacta con el astronauta puede, y es más probable, que impacte contra la nave o estación poniendo en peligro a todas la personas que estén en el interior provocando una fractura o un cambio de rumbo peligroso.

A los habitantes de la tierra les afecta casi en la misma medida. Es tan sencillo como que la basura espacial debido a la gravedad caen a la superficie terrestre y pueden efectuar daños considerables a estructuras y por supuesto matar personas. Existen muchos ejemplo de estaciones que caen en la tierra como por ejemplo el Skylab que el 11 de julio de 1979 cayó sobre territorio de Australia o la estación Mir la cual el 23 de marzo de 2001 se desintegró al sur del Océano Pacífico.
Por lo tanto nos enfrentamos a una gran amenaza que es seguro que debe tener solución pero hay que encontrarla rápido, antes de que se convierta en problema más grave. Por lo menos las instituciones espaciales más importantes del mundo ya están en ello.

‘’Diciéndolo de otro modo no hay peligro aparente para la humanidad por la caída de esa "Basura espacial", otra cosa muy diferente es que su impacto en los satélites artificiales, por pequeños que sean los residuos y por sus enormes velocidades,  sea cada vez mayor’’
Referentes ABC.es - ELMUNDO.es - IAC (Instituto Astrofísico de Canarias)

Personalmente, tuve la oportunidad de ver la proyección de “Space Junk 3d” ( link a la página oficial), donde se tratan varias alternativas que aún no se aplican, para combatir este problema. Entre ellas me sorprendieron especialmente dos. Se hablaba de la eliminación de los desechos por medio de láseres que permitirían paulatinamente eliminar el aumento de los desechos y al final, diezmar estos fragmentos que orbitan sobre nuestro planeta. La segunda opción era  más curiosa para mí, debido a su aparente simplicidad. Consistía en mandar a la baja órbita terrestre satélites con enormes redes capaces de capturar grandes cantidades de fragmentos espaciales y posteriormente traer de vuelta al satélite con la basura en su interior.








1 comentario:

Victor Acosta dijo...

Sin duda un ilustrativo artículo.
No citáis la procedencia de las imágenes y las fuentes consultadas no lo están correctamente.
Hay algún fragmento cuya copia es literal y que no está correctamente citado. Por ejemplo: http://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_de_Kessler